Su Hamlet, Gracias  03/11/2017

Toros mecánicos, carteles, máquinas expendedoras… Todo vale para hacer poesía en la mente creadora de Álex Peña, que lleva al Central de Sevilla Hamlet Vending Machine, un ejercicio escénico, una instalación interactiva, inspirada en el teatro post dramático del dramaturgo alemán Heiner Müller, creador de Hamlet machine. “La máquina vending es uno de esos objetos vivos que nos rodean y que pasan desapercibidos, un robot con el que nos comunicamos a menudo”, explica Peña a El Cultural. “La eliminación de ‘Príncipe de Dinamarca’ del título original de la obra de Shakespeare por parte de Müller para sustituirlo por ‘machine’ me llevó al título de la pieza. Eso sí, su forma no es casual. Mezclo el lenguaje performático con mi cercanía al drama y me apoyo en artistas y técnicos de otras disciplinas”. La participación en el montaje de Yunque Junk Preachers, grupo de música electrónica formado por Pablo Peña, Darío del Moral y DJ Perla, le ha dado el toque de eclecticismo que buscaba: “El querer grabar una versión dramática de Hamlet machine con robots-actores globales como los del programa ‘Dictado y Habla’ de IOS y musicarlo con Yunque Junk Preachers pertenece al discurso que Müller practicaba, desvinculándose de las reglas del teatro burgués”. En todo este proceso, el director y actor reivindica tanto su condición de artista libre como la de consumidor cultural. El resultado podrá escucharse gratuitamente en la máquina (o instalación) pero también podrán extraerse los audios en pen drive. Las palabras robóticas de este curioso Hamlet dan forma así a una forma distinta de acceder al hecho teatral. “Si algo puede uno sacar en conclusión del movimiento post dramático abanderado por Müller es la caída de la estructura clásica en todos los aspectos. El texto deja de ser obligatoriamente el protagonista, los intérpretes pueden serlo o no… Estamos ante un movimiento que incluye los conceptos performativos como parte de su lenguaje y que practica la destrucción de la estructura dramática clásica como un acto artístico”.

Javier López Rejas